Páginas vistas en total

viernes, 18 de agosto de 2017

Sobre la polémica de las fotos del horror de las Ramblas

Foto publicada por EL PERIODICO DE CATALUNYA
Las portadas de los diarios son hoy objeto de polémica por la publicación de ciertas fotos del terror de Barcelona. La discusión – como siempre ocurre en este país – carece mayoritariamente de matices: blanco o negro. Como ejercicio de empatía entre ambas partes me permito apuntar dos puntos de referencia que parecen importantes.

1. No se puede despreciar la opinión constatada en otro suceso histórico. El mundo no llegó a dimensionar la magnitud del horror del Holocausto hasta que aparecieron las fotos. Fue en la portada de Life el 21 de mayo de 1945 con el titular: “Se descubren los cadáveres de 300 trabajadores esclavos en Nordhausen”. Era un espeluznante hilera de restos mortales. No sabemos qué hubiera ocurrido si no se hubieran publicado las fotos.

2. Reproduzco un texto del historiador de moda, Harari, sobre el terrorismo: “Cómo es posible, pues, que los terroristas consigan copar los titulares y cambiar la situación política en todo el mundo? Porque provocan que sus enemigos reaccionen de manera desproporcionada. En esencia, el terrorismo es un espectáculo. Los terroristas organizan un espectáculo de violencia pavoroso, que capta nuestra imaginación y hace que nos sintamos como si retrocediéramos hasta el caos medieval. Los terroristas son como una mosca que intenta destruir una cacharrería. La mosca es tan débil que no puede mover siquiera una taza. De modo que encuentra un toro, se introduce en su oreja y empieza a zumbar. El toro enloquece de miedo e ira, y destruye la cacharrería”.

Solo son notas para un debate complicado que no admite simplezas.


viernes, 9 de junio de 2017

Referèndum sí, però no aquest

Fa un moment he sentit  Puigdemont i Junqueras presentant la convocatòria del referéndum per a la independència de Catalunya. En termes generals tinc una opinió negativa dels referèndums; on hi hagi unes bones eleccions, que es treguin els referèndums que, normalment, solen ser una maniobra del poder per prendre dreceres democràticament dubtoses. Tot i així, podria estar a favor d’un referèndum, però no d’aquest. El que jo defenso es basaria en tres punts:

1. Una decisió tan transcendental no es pot aprovar per una majoria del 50%. De la mateixa manera que les lleis fonamentals demanen un suport parlamentari qualificat (de 2 terços o 3 cinquenes parts), un referèndum necessita al menys aquest volum d’adhesions. Per les eleccions basta el 50% per una senzilla raó: es poden repetir cada vegada que les circumstàncies ho aconsellin i, com a màxim, cada 4 anys. No és el cas del referéndum: si no té els efectes desitjats no es pot repetir cada dos per tres; avui independent, demà no, passat demà sí... L’embolic del “Brexit” és un bon exemple de consulta que aporta més problemes que solucions.

2. Són temps de matisos i no de decisions salomòniques. Hauria d’haver tres preguntes: Vols la independència? Vols la configuració d’un Estat Federal amb un encaix especial per Catalunya? Vols que tot continuï com fins ara? Les terceres vies són indispensables per evitar confrontacions perilloses en una opinió pública molt polaritzada.

3. Seguir l’exemple de Canadà: garantir una Llei de Claretat, redactada per totes les forces en litigi, on es detalla de forma objectiva totes les conseqüències – bones i dolentes – de la independència. La ciutadania ha de saber el que vota. Que no passi com l’endemà del “Brexit”, quan els patrocinadors ja es desdeien dels grans avantatges que en campanya havien formulat. Fora bromes i manipulacions. Al mateix temps, el procés s’ha de produïr amb tota la transparència i legitimitat, sense abusos de tramitació parlamentària. No es pot combatre la carència  democràtica amb més carència  democràtica. 

Un referèndum així, si.

  

lunes, 22 de mayo de 2017

5 claves para saber qué pasó, pasa y convendria que pasase en el PSOE

1. Todo es más simple de lo que muchos creen: Sánchez ha captado el pulso real del grueso de la militancia socialista y Susana Díaz, con su estado mayor de generales, no. Es un caso claro de soberbia con exceso de confianza, letal en una sociedad tan líquida como la del siglo XXI.

2. Una buena noticia: ni grandes medios de comunicación, ni conexiones económicas, ni la procesión de antiguos santones pueden conducir y manipular a un colectivo concienciado y luchador, que tiene muy claro lo que quiere. El establishment solo sale vencedor cuando se enfrenta a masas desinformadas y cobardes. Que la socialdemocracia tome nota.

3. Otra obviedad: el proceso de decadencia del PSOE comenzó cuando dio pie a que se acuñase el PPPSOE. En consecuencia, la recuperación llegará cuando la ciudadanía perciba que se han roto las dos primeras Pes y se reinstale en una izquierda útil, moderna, responsable y abierta. Susana no llegó a analizar este mapa y se perdió.

4. Futuro: Si alguien pretende recomenzar de inmediato una operación de acoso y derribo a Sánchez, además de miope está muy equivocado. Ayer, 21-M, fue un punto sin vuelta atrás. Nada ni nadie en el PSOE puede preparar un nuevo golpe contra el secretario general sin contar con el grueso de la militancia. Si aún así lo hace, que se atenga a las consecuencias. El parte médico de las heridas políticas de Susana Díaz lo ilustrará.

5.Conclusión: Es preciso que la reserva activa del partido pase a la jubilación política definitiva. Que se guarden odios personales operísticos en el desván; que todo el mundo se suba a la ola y aproveche el impulso creado por las primarias del PSOE para rescatar la decencia y los valores cívicos que el Gobierno del PP ha secuestrado.